Buscar

La Sierra del Mediodía

Gerardo Diego y su visita, recordados en Ubrique

imagePedro Bohórquez >¡Albricias! Por fin un modesto y desinteresado sueño hecho realidad. Se imagina uno a Gerardo Diego con la impresión todavía de la visión de Ubrique en la retina visto desde Las Cumbres, asomado al puente de Los Callejones, sin la estridente presencia cercana del edificio de la Caja de Ahorros de Ronda, afirmando con sus ocho o nueve plantas, la llegada de una nueva edad, o esa otra pesadilla urbanística para la posteridad y castigo de generaciones que es la fábrica de Añón sobre el mismísimo cauce. Libre la visión de ese engendro imagino con la mirada enredada en el ensueño al poeta compañero de Lorca y Alberti contemplando el flujo de unas aguas libres perderse entre los cañaverales y las huertas. E imagina uno el Ubrique que fue y el que pudo haber sido si la especulación y la avaricia no hubieran aplastado la belleza natural y el patrimonio común. Detalles pequeños y simples como este bello azulejo que sirve de soporte a un no por también sencillo menos apreciable homenaje a un pueblo, conocido probablemente al vuelo de una visita breve, deberían servir para tomar conciencia de la necesidad de preservar lo que, por suerte, no se ha destruido aún de ese patrimonio impalpable hecho de la suma de esos detalles pequeños. Hace falta que nos miremos en el ejemplo de nuestros vecinos y pueblos hermanos: Villaluenga del Rosario, Grazalema o Zahara.Gerardo Diego Ubrique mediodia.org 2Todo esto viene a cuento de la colocación en la fachada de la oficina de turismo de Ubrique hoy 19 de noviembre de 2014 de un azulejo que reproduce un bello y desconocido poema con que hace 55 años Gerardo Diego distinguió a Ubrique junto a otros pueblos gaditanos en su libro El Jándalo.—————————-Más:

Gerardo Diego, raterillo en Ubrique

Unos consejos amistosos a la Oficina de Turismo de Ubrique (o a quien corresponda) sobre unos versos de Gerardo Diego

Hay en La Isla un domingo que relumbra más que el sol

DETALLE DEL PRIMER PREMIO DE ALTARES, JUSTO EN LA FACHADA DEL TEATRO DE LAS CORTERS.

José Manuel Capinetti (San Fernando, Cádiz) >

Desde el alba del pasado domingo veintidós de junio, con una muy agradable temperatura, comenzaban las calles de La Isla (Cádiz) por donde luego pasaría el cortejo del Corpus Christi a engalanar sus balcones con banderas, así como la preparación de los altares, con bellas imágenes, platería, paños de encajes, telas finas, tallas cofradíeras, y un sinfín de ramilletes de frescas flores entre otros muchos  elementos.

DETALLE DEL ALTAR, JUNTO FLORISTERIA NORIEGA

Todo estaba listo, nada se había dejado a la improvisación. Las calles de su recorrido  desprendían un agradable olor a romero fresco, ese romero que en pequeñas ramas habían derramado por ellas. Un recorrido corto y bello, pasando por lugares tan emblemáticos como el Real Teatro de las Cortes, la Plaza del Rey con su majestuoso Ayuntamiento, o la Alameda Moreno de Guerra, con su bonito jardín visto desde su templete.

CORPUS IGLESIA MAYOR

Acercándose las ocho de la tarde, y con un público deseoso, salía desde la Iglesia Mayor, la de las torres gemelas, el Corpus Christi, llevando un cortejo de autoridades civiles y militares, así como representación de las distintas cofradías y sociedad cañaílla.

Comenzada  su recorrido por las calles más céntricas de La Isla, iniciando su paseo por la Calle Rosario, pasando hacia la calle General García de la Herrán, donde había un bello altar, justo en la fachada de la floristería Noriega; luego se adentraría por la calles de Las Cortes, para coger todo seguido hacia la Plaza del Rey, prolongándolo hacia la calle General Valdés para desembocar en la  Alameda Moreno de Guerra, y una vez ahí, dar la vuelta el cortejo cogiendo esta vez por la céntrica Calle Real, espina dorsal de San Fernando, hasta llegar a su templo cuando el sol ya cansado del todo el día dejaba paso a la entrada de la noche.

Durante este bonito recorrido se pudo admirar, la belleza de los altares que engalanaban las calles, a cual más elegante y bello, con alto nivel artístico y lleno de sentimiento, exponiendo piezas dignas de museos.

ALTAR EN LA ALAMEDA

Además de la sensibilidad que hay en esta  tierra por estos temas, se incrementó si cabe con el aliciente de saber que se participaba en el V Concurso de Altares, habiendo tres premios en metálico de 600, 300 y 150 €, siendo el altar de la hermandad de Medinaceli, en la misma fachada de Real Teatro de las Cortes, el que se hizo acreedor del primer premio de este concurso, que cada año gana en composición y calidad.

IMAGEN DE VIRGEN EL ALTAR EN LA ALAMEDA

Sin duda alguna el cambio de horario y día, así como la implicación de cofradías, corporación civiles, militares y particulares y en definitiva del pueblo de San Fernando, sin olvidar la pasarelas de niñas y niños con esos elegantes vestidos de comunión, está haciendo  que de nuevo el Corpus brille más que el sol, aunque sea en domingo .

ALTAR EN ITNERIOR DE GARAJE ACONDICIONADO, EN CALLE GENERAL VALDES.

Dioramas para una Isla de Pasion

PIEDAD

José Capinetti >

La Sala Casado de Alisal del Centro de Congreso y Exposiciones  Cortés Real Isla de León,  en el número 83 de la isleña Calle Real, acogerá hasta el próximo 10 de abril la exposición Dioramas de Pasión.

Organizada por la Asociación de Belenistas El Redentor, de San Fernando, presenta  16 dioramas realizados por los miembros de la Asociación de Belenistas Ángel  Martínez,  de El Puerto de Santa María.  Fundada en 1989 por un grupo de amigos amantes de las tradiciones,  tomando el nombre de la misma del artista artesano portuense de finales del siglo XIX  y primeras décadas del XX,  el cual empleada el  barro cocido policromado con  un  estilo muy peculiar  del costumbrista de la época.

JESUS ATADO A COLUMNA

El diorama en la isla, en su mayoría, se había llevado al belenismo, centrándose principalmente en el misterio del belén, aunque  esta cuaresma  de 2014 se ha querido ampliar a los momentos vividos en la Semana Santa.

DOMINGO DE RAMOS

16 escenas, con una carga  impresionante de realismo donde todo el diorama en conjunto tiene una importancia  enorme, no  faltando  detalle alguno. Desde las figuras principales, de unos 12 centímetros de altura, policromadas, en las que las  facciones de las caras reflejan  el sufrimiento  o la alegría, la sangre o el sudor,  a los  pliegues de sus túnicas, pasando por  la perfección imperfecta de los edificios, la vegetación del momento, la profundidad e iluminación, donde la claridad y oscuridad hablan por si solas del momento que se vive. Todo ello acompañado de unas frases bíblicas, que hay junto a cada diorama, para que el visitante sepa en cualquier comento donde se sitúa esta obras artística.   

BAUTISMO DE JESUS

Se inicia  con la escena de  la celebración  de la comida pascual, para ir haciendo un recorrido parándose en  el bautismo de Jesús por San Juan Bautista, dando paso al Domingo de Ramos con la entrada triunfal  de Jesús en Jerusalén.

SANTA CENA

Fantástico  momento el plasmado en La Santa Cena, así como La Oración del Huerto Getsemaní, con la aparición del ángel. El  momento de la flagelación de Jesús atado a la columna goza de un realismo digno de las mejores películas,  así  como cuando  Jesús el Nazareno carga con su cruz a cuestas mientras es azotado. 

CRUCIFICADO  JUNTO A LOS DOS LADRONES

La crucifixión junto a los ladrones, Dimas (el buen ladrón)  y Gestas  (el mal ladrón), donde el cielo parece querer hablar, imagen  digna de las mejores postales. Bonita escena  del descendimiento con una piedad cargada de emoción,  para ir acabando este pasaje con Jesús yacente en  el sepulcro siendo  custodiado por dos guardianes,  finalizando con un domingo de resurrección con una muy conseguida imagen del  resucitado en cuya palidez se refleja el sufrimiento de lo sucedido.

Esta exposición estará abierta  de lunes a viernes en horario matinal de 11.00 a 13,30 y de tarde de 18.00 a 21.00 hasta el diez de abril.

ORACION DEL HUERTO

Juan Manuel Salazar Carrasco, un fotógrafo cofrade con mucho cartel en La Isla

fotografia de CarlosJavier Aleu Vidal, presenmtacion cartel anunciador. Jose Loazia, alcalde de San Fernando y Juan M. Salazar, autor del cartel

José Capinetti >

El Miércoles de Cenizas del pasado 5 de marzo daba paso al primer domingo de Cuaresma, quedando por delante cinco domingos de arrepentimientos, cambios y propósitos, hasta llegar al  13 de abril, con la celebración  de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén.

Paso a paso  y hasta  llegar a la  Semana de Pasión los eventos coparán las actividades artísticas, culturales y religiosas de esta Isla de Pasiones. Es momento de conciertos,  pregones, certámenes de saetas, exposiciones, traslados,  recogida de túnicas  y concursos de carteles entre otros muchos  actos.

Hasta 2011, con  la figura  del crucificado obra del artista isleño Jesús Vidal González, inspirado en el Cristo crucificado con dos donantes del  pintor Doménikos Theotokópoulos, El  Greco, expuesto en el museo parisino del Louvre, en San Fernando existían los concursos o encargos de carteles en los que primaba la técnica pictórica, por lo que  la mayoría de estos eran de pintores, reduciéndose a este gremio artístico la posibilidad de ver expuesto su arte en una semana  de tanta importancia en La Isla.

Ya en 2012 se amplía este abanico a  la fotografía, siendo varios los profesionales y aficionados de este género  que  entran en esta competición.

Precisamente en este año, un grupo de amigos unidos por el amor a la fotografía y la pasión por la Semana Santa que coincidían desde hacía años delante de los cortejos  procesionales y en los cultos de hermandades, soñando en  más de una ocasión con tener un cartel que anunciara  algún acto de su  Semana Grande, deciden unir sus dos pasiones, fundando después de muchas  reuniones, decisiones y tramites la Asociación de Fotógrafos Cofrades Isleños (FOCOIS).

Por estas fechas  se   inicia la  proliferación de concursos  y encargos de carteles, anunciando la Fiesta de los Cofrades, en una ciudad que desde el Puente Zuazo hasta Río Arillo lleva en  las aguas de  sus caños genes cofradieros.

Es  momento  de hacer los sueños realidad, aquellos sueños  que durante años estuvieron  dormidos en un rincón,  no dando lugar  a la participación.  Había  que colgarse la réflex digital Nikon D90 y después de haberse formado  con  maestros fotógrafos de la talla artística de Julián Ochoa, Juan Carlos Campoy Vigo y Manuel Esteves entre otros, echarse a la calle con  un plus  de más ilusión y motivación si eso era posible.  Había que entrar a la Iglesia, ir al Vía Crucis, esperar el lugar adecuado para disparar la foto, que no moleste el sol, que no de la sombra, que la luna esté en su sitio, que el aire mueva la túnica, o que el capirote no tape la cara de esta Virgen,  ya que esa es la imagen  que quiere  presentar  a ese concurso  para que la disfrute el pueblo…

Juan Manuel Salazar Carrasco, de la junta de gobierno de Columna, vocal y miembro fundador de FOCOIS, así como socio fundador de la Asociación Gaditana de Fotógrafos de la Naturaleza y colaborador gráfico de la página web Isla Pasión y de la Asociación Cultural La Venera,  es uno de esos jóvenes que soñaron  allá cuando empezó  con las diapositivas en 2001 –afición inculcada por su padre–  que algún día  sería autor de alguno de esos carteles de la Semana Santa Isleña.

Por lo que  tan pronto como  se abrió la posibilidad a la fotografía, con el apoyo  de familiares y amigos se colgó su réflex Nikon  y  se presentó a los concursos  y exposiciones, teniendo en su haber, desde ese 2011, más de una docena de carteles en la calle, entre premios de concursos y encargos, además  de  exposiciones colectivas,  incluyendo premios  de otras modalidades como fue el obtenido cuando se hizo  acreedor del concurso  del cartel de la Asociación Belenista “El Redentor” con una fotografía del Misterio obra del artesano Emilio Doblado Montero, así  como un meritorio segundo premio  del concurso  organizado por el Parque Natural Bahía de Cádiz con una bella imagen de la Punta del Boquerón, en la cañaílla playa del Castillo.

Esta Cuaresma  de 2014  ha conseguido que tres de sus fotografías  sean premiadas, estando sus  carteles en prensa y escaparates,  anunciando la llegada de la Semana Santa.

La primera de ella, una bonita  imagen del Santísimo Cristo de la Expiración en la que se aprecia al Crucificado de  perfil en la noche  isleña con el fondo de  una luna llena y siluetas de nubes,  se hizo con el  premio del reconocido  concurso  de la Asociación de Fotógrafos Cofrades,  que fue presentado el  pasado 13 de marzo en el Palacio de Congresos y Exposiciones Real Isla de León en presencia del alcalde de San Fernando, José Loaiza, que junto al autor de cartel, descubrieron  la imagen.

fotografia WebIslapasión[1]. descubriendo cartel anunciador, el alcalde José Loaiza y el Autor Juan M. Salazar.

Paso de Maria santisima de los dolores, ganadora del concurso  de cartel La MadrugáTambién  se llevó  el prestigioso concurso Madrugá en la Isla,  organizado por la longeva Hermandad del Nazareno, con  fotografía de María Santísima de los Dolores, habiendo sido presentado el pasado 14 de Marzo en el emblemático Real Teatro de las Cortes.

, del paso de Maria Santisima de la EsperanzaY su tercera presencia ha sido ganando el concurso del Bar Cofrade “La Cerería”, cuya  foto se recrea en la belleza de los candelabros de cola encendidos del paso de palio de María Santísima de la Esperanza, de la Hermandad de la Expiración, en una noche en que el cielo parecía que podía romper a llorar en cualquier momento.  Este cartel fue  presentado el  primer domingo de Cuaresma, en el propio bar cofrade “La Cerería”.

Para broche final de este inicio  cuaresmal,  y  como integrante de los artistas fotógrafos de FOCOIS, tiene varias fotos en la  II exposición colectiva que bajo el título de Miradas de la Pasión estará colgada de las paredes de la sala Casado de Alisal del Centro de Congreso Cortes Real Isla de León hasta el próximo 28 de marzo. Puede ser visitada  de lunes a viernes en horario de  de 11 a 13.30  y de 18 a 21 horas, siendo la entrada gratuita.

Los caminos de Camarón de la Isla (bendita sea la tierra que lo vio nacer)

José Capinetti >

En el adviento de la navidad de 1950,  el  martes  5 de diciembre,  en  la calle Carmen nº 29 de San Fernando (Cádiz),  en pleno barrio marinero   de las callejuelas,  daba a luz Doña Juana Cruz Castro  a  su  séptimo   hijo,  al que bautizarían días después en la Iglesia del Carmen con el nombre de José,  dando comienzo la leyenda  de Camarón  de la Isla.

FACHADA  PATIO DE VECINOS DE CAMARON EN CALLE CARMEN 29

En esta zona, al sur del sur de Andalucía, muy dados a poner motes, José no sería una excepción. Pronto  su tío Joseíco , al verlo tan  rubio, delgado y de tez blanca nacarada y dado que en los esteros y caños  de La Isla  son típicos los camarones, esos crustáceos  transparentes,  lo tuvo fácil a la hora de compararlo, quedando rebautizado como Camarón, cogiendo  como  apellido “de la Isla“, la tierra que lo vio nacer.

FACHADA COLEGIO LICEO

La etapa escolar  fue  en el colegio religioso Liceo  Sagrado Corazón, en plena calle Real, junto a la Iglesia del Carmen, en el mismo barrio  donde vivía. Aunque  su presencia  fue muy breve,  ya que eran muchos de familia, y había que ayudar en la casa.

FACHADA  FRAGUA DE PADRE DE CAMARON EN CALLE AMARGURA

En la calle Orlando, Juan  Luis Monge Núñez,  gitano herrero, padre de Camarón, tenía una fragua  cerquita de su casa, que con el tiempo se trasladaría  a otra que reunía mejores condiciones en la calle Amargura nº 21,  cerca de la Plaza de Toros. Allí   acudían  sus hijos para ayudarle,  ya que se encontraba delicado de salud y había que sacar el trabajo que entraba a diario,  y el que vendía por las calles. En más de una ocasión,   José tuvo que  hacer funcionar el fuelle para avivar el fuego de la fragua, para que su padre, Luis, pudiera hacer  las alcayatitas gitanas,  al compás de yunque y martillo.  Posiblemente sería ahí,   donde la  luna vino a la fragua y dio duende a su garganta.

CAÑO  SANCTI  PETRI, A SU PASO POR EL  PUENTE ZUAZO,

El Puente Zuazo, todo un símbolo  de piedra ostionería sobre el caño Sancti Petri, da la bienvenida y el adiós al vecino y visitante que entra y sale de  la Isla,  además de ser un divertimento para el baño de los niños de la época, ya que la playa de Camposoto estaba cerrada al público por ser de dominio militar y  a las de Cádiz  había que  ir en  tranvía.  José no sería menos, y aunque quedada  algo retirado de su barrio, él aprovechaba los veranos cuando iba a la fragua para bañarse en la pleamar de este emblemático  caño.

INTRERIOR VENTA DE VARGAS

De la fragua al Puente Zuazo había que pasar  por la puerta de la longeva Venta de Vargas, nacida  en 1921 como Venta Eritaña,  siendo lugar obligado  de los flamencos  y señoritos de la época,   y entre los barrotes de sus ventanas  se asomaba un día y otro  el niño rubio de la Isla  para escuchar a los  cantaores  que allí paraban.  Hasta que le llegó el temprano día,  con apenas ocho  años, en que sería  él quien estuviera dentro, alternando con Manolo CaracolNiña de los Peines entre otros. Estos,   al ver como entonaba  este niño,  enseguida fueron  corriendo la voz. Comenzaba  a  sonar la garganta quebrada  del gitano rubio.

IGLESIA DEL CARMEN. INTERIOR

La Iglesia del Carmen  siempre ha estado presente en la vida de Camarón. En  este templo carmelitano, su hijo  José, al igual que él, recibió el agua bautismal. Y nada más recibir  su hijo el agua bendita, a puertas abiertas sería la Venta de Vargas 2 en el Polígono de Tres Caminos, saliendo de la Isla por el Puente Zuazo (hoy regentada con nombre distinto por otros hosteleros) donde se celebraría  este evento, el cual duró hasta el día siguiente,  no faltando  una buena berza gitana y un gran ambiente de cante, toque y baile.

NAZARENO DE LA ISLA . COFRADIA DE LA IGLEIA MAYOR
En San Fernando,  los cañaíllas tienen predilección por la figura de Nuestro Padre  Jesús Nazareno, el Viernes Santo. El pueblo se echa a la calle esperando las campanadas de las dos de la madrugá que anuncian  su salida.  Camarón, al igual que miles de cañaíllas, veneraba esta imagen,  habiendo ido a la Iglesia Mayor a pedirle al Nazareno que le salvara a su padre.

FACHADA  BLOQUE DE PISOS,   REAL A LA SALIDA AHCIA CADIZ,  DONDE VIVIO CAMARON DESPUES DE CASARSE CON DOLORES
José, una vez casado con Dolores Montoya, vivió un tiempo  en su piso de la calle Real de San Fernando, próximo a la salida  hacia Cádiz, cerquita  de la Barriada de la Ardila, donde vive su hermano Manuel,  quien   además de haberle cantado  en los inicios a la bailaora isleña Saras Baras,  también está pendiente del panteón y  la fragua.  El colegio Arquitecto Leoz,  de la referida barriada, seria  donde  asistirían sus hijos en esta primera etapa escolar.

FACHADA PEÑA CAMARON DE LA ISLA,

La Peña Camarón de la Isla, junto al Parque Sacramento, en la calle Manuel de Arriaga, comienza  a construirse  en octubre de 1991, siendo  colocada  la primera piedra del pilar por  el titular de la misma, José Monje Cruz . Su  inauguración se hace en 1995, por lo que Camarón solo pudo disfrutar del saber que sus paisanos apoyaban la iniciativa que había llevado a cabo unos flamencos de la Isla. A esta entidad llegan  gitanos y payos desde distintos puntos de  nuestra piel de toro. De sus  paredes cuelgan  fotos, óleos y carteles  que  recuerdan  a este mito,  además de celebrarse  allí el Concurso de Cante Memorial Camarón de la Isla.

Se escuchaba  que decían  de él que lo amenazaba el tiempo, y llegó ese fatídico 2  de julio de 1992 en que su corazón no aguantó más. El Puente Zuazo, que tantas veces  vio cómo disfrutaba de niño bañarse en sus aguas, sería esta vez testigo mudo de la llegada del féretro  del gitano rubio, dos días después de su fallecimiento en tierras catalanas . Una enfermedad pulmonar causada por el destino y  dicen que por  su afición al tabaco  se llevó a José y trajo al Mito.

IGLESIA MAYOR  - CAMPANARIOS

Esa tarde los cañaíllas se echaron a la calle, llegaron gitanos y payos de distintos puntos de nuestra geografía, la Isla era un hervidero de gente. Las golondrinas revoloteaban el Puente, y desde la entrada de San Fernando fue llevado el féretro a hombros envuelto con la verde y azul con su rueda errante, pasando por la puerta de la Venta de Vargas donde el silencio se volvía  murmullo,  cogiendo caminito de la calle Real,  junto a  la puerta de la Iglesia Mayor a  la que  tantas veces visitó para ver a su Nazareno,  hasta llegar a la Plaza del Rey, donde fue velado en el Salón  de Plenos  del Ayuntamiento, siendo miles las personas que por allí pasaron.

BUSTO DE  CAMARON EN EL  PANTEON  DEL  CEMENTERIO

Al día siguiente seria conducido al camposanto isleño, donde él había dicho que quería ser enterrado, reposando en  sueño eterno en un mausoleo de mármol verde uva,  con relieve laterales  panorámicos  de San Fernando, obra de Manuel Correa  Forero  y con escultura  sedente de Camarón   realizada por el escultor isleño Alfonso Berraquero.

BUSTO DE CAMARON JUNTO A VENTA DE VARGAS

Junto a la Venta de Vargas,  otro artista,   el escultor Antonio Aparicio Mota, sería el encargado de inmortalizarlo  en bronce,  sentado en una silla  de enea, mientras es observado por un niño.

La Cofradía de la Oración del Huerto en su salida procesional, imagen del cartel de la Semana Santa de San Fernando 2014

semana santa san fernando cartel mediodia.org.jpg

José Capinetti >

El pasado  lunes veinte de enero,  a las ocho y media de la tarde noche, en  la Sala Auditorio Lázaro de Dou del Centro de Congresos Real Isla de León,  fue descubierto  el cartel que anunciará la Semana Grande  de la Isla. Este es una foto obra del  isleño Antonio de Hombre Márquez,  siendo suyos varios  de los carteles que ha anunciado la Semana Santa de San Fernando. En esta ocasión la obra elegida recoge una imagen de  la Oración  del Huerto  en  su salida  procesional de la Iglesia de la Pastora, camino de  Calle Marconi.

José Loaiza alcalde San Feranndo y Antonio de Hombre autor del cartel

Antonio, ha querido rendir  homenaje a los cinco isleños fallecidos el pasado  veinticuatro  de  julio de dos mil trece en el descarrilamiento del tren  de Santiago de Compostela, entre los que se encontraba Ignacio Bustamante Morejón, que fue varios años Hermano Mayor de esta Cofradía.

Antonio Campos, presentador del acto - copia

El periodista de Ondaluz y Radio la Isla Antonio Campos Martínez  fue el encargado de presentar el acto  ante una sala repleta  de público,  haciendo un paralelismo entre el Huerto de Getsemaní y la imagen del cartel.

En el mismo acto  fue  entregado a José Martín Pérez Jiménez, el portafolios como pregonero de la Semana Santa de este 2014, pregón que a buen seguro ya tendrá perfilado, para  dar a conocer  el  próximo seis de abril, Domingo de Pasión.

El cartel, al igual que el de la Feria del Carmen y el Carnaval,  promocionarán  la ciudad,  a partir del 23 de enero, en FITUR, la Feria Internacional de Turismo,  a celebrar en Madrid.

Mesa presidencial y cartel anunciado de la Semana Santa en pantalla

Mesa presidencial antes de comenzar el acto

“La misma monotonía”, antología poética de Juan Peña

image

La editorial Isla de Siltolá de Sevilla, en su colección Arrecife, ha publicado una antología del poeta Juan Peña que supone un recorrido por toda su obra, desde su primer libro de 1989, La edad díficil, hasta su última producción, inédita en libro. La obra, esmeradamente editada, va precedida de un prólogo a modo de presentación que firma Pedro Bohórquez. Aquí lo reproducimos junto a un par de poemas seleccionados de la nueva obra de Juan Peña.

Prólogo

En sus dos primeros libros de poemas, La edad difícil y Viviendo con lo puesto, Juan Peña nos mostraba una actitud, hacia la vida y la literatura, que iba desde el tono fastidioso, desganado, vacilón , displicente y descreído (que nos traía ecos del malditismo de aquellos poetas menores, Corbiere y Laforgue) hasta esas otras formas del tristón y provinciano Ángel González-Blanco, o del franciscano ruralismo de Francis James, poetas por los que Peña mostró en aquellos años una inusitada simpatía.

A partir de su tercer libro, Días cansados, la disminución del tono desencantado, de lo biográfico, de lo anécdótico, dio paso a unos poemas más reflexivos y bienhumorados, unos poemas en los que, como con un escalpelo juguetón e indecoroso, se diseccionan ideas y costumbres que conforman la moralidad de nuestro tiempo. Su siguiente libro, Los placeres melancólicos, abundará en este ejercicio de lucidez y maliciada inteligencia, de manera que, sin aspavientos, en voz baja, acabará por voltear esas ideas encastilladas y mohosas por la pereza mental de la costumbre. Sin duda, uno de los grandes atractivos de este poemario radica ahí, en esa intención desmitificadora y subversiva, que busca retorcerle el cuello a incuestionadas creencias y actitudes, en ocasiones mediante planteamientos insólitos que en algo recuerdan la visión igualmente atrabiliaria con que Guido Ceronetti daba la vuelta a todos los fosilizados pensamientos de nuestro tiempo; algo así como la defensa (o al menos la comprensión y la tolerancia) de hábitos o creencias que lo políticamente correcto encuentra despreciables y nefastos. En este sentido la lectura de muchas de estas páginas acaba siendo altamente estimulante: Peña es, en ocasiones, algo así como un descreído agitador de conciencias, un escéptico provocador que juega a hacer estallar ideas entumecidas y esclerotizadas, para dejarlas así, desbaratadas, a la espera de que cada cual las recomponga a su manera. A manera de ejemplo puedo citar algunos poemas: Las virtudes retóricas, escrito con la ingenuidad, la incorrección y el descaro del niño aquel que señalaba a todos que el rey iba desnudo; de Fieras puedo decir que nunca he leído un poema en el que la expresión amorosa alcance un grado más brutal, más salvaje, más desvalido y más desesperado; en Contra toda advertencia hemos recordado a E. M. Cioran: “Es necesariamente vulgar todo lo que está exento de un toque fúnebre.”; o el poema Occidente, en el que la vapuleada y mercenaria publicidad aparece revestida con la varita mágica de los mundos infantiles.

Por otro lado, lo que de manera más notable puede apreciarse en sus dos últimos libros, Los placeres melancólicos y Dura seda, es el abandono del monocorde tono desolado o celebrativo que, excluyentemente, caracteriza a los más recientes libros de algunos de sus colegas. No se trata, parece decirnos Peña, de que la vida nos ofrezca alternativamente episodios de alegría y de tristeza, de que el dolor suceda antes o después del júbilo. Se trata, como el poema La poesía revela explícita y brevísimamente, de que en un mismo segundo, simultáneamente, suceden daño y gozo. Vivimos al borde del prodigio y del desastre, señaló recientemente Peña en una entrevista. A determinada edad, ya lo sabemos, sólo los santos o los estúpidos pueden sentirse felices sin mancha.

Si algo es preciso destacar en su último libro, Dura seda, son esos poemas que parecen dar entrada a un concepto que, trasnochado para tantos, debe entenderse en este caso en su acepción más amplia y difusa: la espiritualidad (desgrasada, eso sí, de toda blandenguería de new age); la espiritualidad, incluso, como misterio vislumbrado por la Ciencia. Los títulos de algunos de estos poemas pueden dar pista de lo que decimos: “La mecánica cuántica del cuerpo”, “Dura seda”, “Aleph”, “La química del ánimo”.

Siguiendo con su último libro, encontramos especialmente felices los poemas que nos hablan de los viajes, de esos lugares que el autor ha visitado. Nada más lejos del consabido apunte de estampa local. La referencia a una plaza, a unos jardines, a una pintura se convierte en estos versos en el asidero plástico de una reflexión trascendida. El viaje permite a nuestro autor mostrarnos con frecuencia la experiencia adánica de quien inaugurase la vida, de quien abriese los ojos por primera vez, de quien anduviese por unas calles paradisíacas, no manchadas aún por su propia vida.

Se cierra esta antología con algunos de los poemas más conmovedores del libro. Poemas en los que habita ese espacio entre la vida y la muerte, ese ámbito fantasmagórico donde el autor convoca a quienes ya son sólo sombras (sus padres, sus hermanos). No cae Peña en el patetismo tan acechante en estas situaciones. Un decir sin estridencias, mesurado, diluye y aleja en todo momento lo que pudiera ser la amenaza de cualquier melodramatismo.

Si hay algo que podemos destacar, como esencial e inalterable, a lo largo de toda la poesía de Juan Peña es su lección de serenidad, de gozosa plenitud y jubiloso asombro contra lo que de despiadado y trágico aguarda en la vida.

Algo que igualmente ha permanecido inalterable a lo largo de todos sus libros es el tono asordinado, entrañado y cordial (no exento de misterio, vaguedad y sugerencia), que ha alejado siempre su poesía de esos otros tonos recamados, grandilocuentes, ululantes e ininteligibles. La fluidez conversacional de sus poemas, en los que se adivina la esforzada dificultad de darnos la palabra natural, precisa y sugerente, nos ofrece, tantas veces, desde la más depurada sencillez, la más alta lección de lo que debe ser la poesía: ese lugar donde siente el pensamiento, y piensa el sentimiento.

 

cosme moreno bonilla olivo mediodia.org

El olivo

A José Ramón Peña

Alguien te ha hablado hoy de aquel olivo,
que sigue estando allí,
junto a un monte de encinas.

Mientras tu vida bulle
entre luchas innobles,
ansias, incertidumbres,
te ha confortado
saberlo vivo aún,
impasible, orgulloso,
muy viejo y muy sabio.

No debes olvidar lo que te enseña:
su callada lección
de una vida sencilla,
que se crece imbatible,
humilde y generosa.

 

Alcazaba

C/ Alcazabilla 5-7-07

Las ramas de la yedra
abrazaban el muro,
y sentados allí, bajo un techo de hojas,
junto al fresco arriate de aspidistras
y al rumor de la fuente,
iba dejando el tiempo,
remansado, cansado, detenido,
una ilusión feliz de eternidad
(siempre la misma y distinta agua,
la viveza fragante de las flores,
el verde luminoso de las plantas).
Y allí, bajo la yedra,
a un tiempo la ilusión se desvanece,
y aceptas, sin dolor,
que eres el tronco añoso,
la piedra desgastada,
el óxido en la taza de la fuente.

Un viento leve

Hay un manto de hojas en el parque.
Son hojas secas, con los tonos
cobrizos de la herrumbre.
Sopla muy leve el aire,
y unas a otras se buscan,
se alcanzan; un pequeño remolino
las eleva, las lleva
hasta el frío rincón de la muralla.

Me han dejado el murmullo
del viento cuando sopla
en las hojas aún vivas de los árboles,
como un rumor de lluvia.

Algo insignificante:
tan sólo hojas muertas
revueltas por el viento.

He asistido a la nada y su prodigio.

Juan Peña

———————–

(Música: Gymnopédie Nº 1, de Erik Satie)

http://grooveshark.com/s/Gymnop+dies+1/4Bf2O7?src=5

Historia de los cines de la ciudad de San Fernando, nuevo libro del Güichi de Carlos

FACHADA DEL  ANTIGUO CINE ALAMEDA, POSTERIOR BINGO Y AHORA LLEVA AÑOS CERRADO SIN ACTIVIDAD.

José Capinetti >

El próximo  12 de diciembre a las ocho de la tarde, será presentado por José Carlos Fernández Montero, presidente de la Real Academia de San Romualdo de Ciencias, Letras y Artes, el libro Historia de los cines en la ciudad de San Fernando. Este libro cuenta las vivencias en esos cines de hace unos años, cines de verano  e invierno, cuando al inicio se escuchaban las canciones de la época, así como el nodo, que luego daría  paso a los trailers de las próximas películas.

Bonitos recuerdos que llegarán a la mente de los isleños cuando hablen de los desaparecidos o transformados cines de barrios, como eran: Cine  CurroCarraca, Alameda, Las Cortes o Almirante entre muchos otros. El caprichoso destino ha querido que sea en este último cine, hoy transformado en Centro  de Congresos Cortes de la Real Isla de León,  el que sea testigo de primera mano  de la presentación del referido libro.

ANTIGUO CINE ALMIRANTE, ACTUALMENTE CENTRO DE CONGRESO  DE LA REAL ISLA DE LEON.

A buen seguro que este libro, en el que han trabajado durante  meses, recopilando fotos, vivencias y un sinfín de anécdota, los tertulianos  y autores del ya famoso y ficticio Güichi de Carlos, de Radio la Isla y Ondaluz la Isla, con Carlos Rodríguez Fernández, Antonio Sanz y Juan José Maruri Niño como protagonistas, será un bonito  regalo para  las próximas fiestas navideñas. Al igual que sucediera con los dos libros publicados con anterioridad por El Güichi de Carlos, como fueron Aquellos patios de la Isla de León y Güichis,  ultramarinos y otras historias cotidianas de la Isla que acabaron con una brevedad asombrosa sus ediciones, vendiéndose  el mismo día de su presentación,  teniéndose que hacer otras nuevas antes del día de Reyes,  debido al éxito obtenido.

ANTIGUO CINE ALAMEDA, POSTERIOR BINGO, HOY  SIN ACTIVIDAD TAQUILLA Y ESPACIO DE CARTELERIA

El libro  sale  a la venta con mil ejemplares,  siendo los  beneficios  repartidos,  al igual que los anteriores,  para obra social. En este caso será  la Asociación de Reyes Magos, para que en estas fechas tan señaladas no  haya niño sin juguetes, y para el Hogar de Transeúntes  San Vicente  de Paúl.

El acto será con entrada libre hasta completar aforo. Hay  que recordar que la vez anterior y pese a la capacidad que tiene  el Centro de Congreso Cortes Real Isla de León, hubo numeroso público  que se  quedó fuera, viéndolo desde los pasillos por circuito interno  de televisión.  

ANTIGUO CINE CURRO, EN CALLE LEZO 24, AÚN HAY VESTIGIO , DE DONDE SE COLOCABA LA CARTELERIA

PARTE TRASERA DE LA PANTALLA DONDE SE PROYECTABA, LAS PELICULAS EN EL CINE CURRO - DE VERANO

REAL TEATRO DE LAS CORTES, TAMBIEN EN UNA EPOCA FUE UN CINE

Camarón de la Isla: el tiempo lo hizo leyenda

PANTEON DE CAMARÓN PARTE FRONTAL  Y RAMOS DE FLORES EN PRIMER PLANO

José Capinetti >

José Monge Cruz, Camarón, cañaílla, gitano de La Isla, 41 años, tez blanca, barba y cabellos rubios agitanados, tatuaje en su mano izquierda de una estrella de David, bordeada por una luna menguante, se acompaña de gitanos y payos flamencos.

PANTEON DE CAMARON, FOTO DE LA FIGURA DE  CAMARON

Escandaliza al público con temas tan sentidos como Dicen de mi, ¡ay!, que si estoy vivo o muerto, o El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero. Si lo escuchas, sigue sus cantes.

PANTEOND E CAMARON - FOTO DESDE LATERAL SE VE LA CABEZ Y ADORNOS FLORALES

El panteón de Camarón de la Isla en el camposanto de San Fernando se ha convertido en un lugar de peregrinación del mundo flamenco. Desde distintos puntos de la geografía española y desde fuera de nuestros limites, llegan gitanos y payos para visitarlo después de  veintiún año de su fallecimiento.

PANTEON DE CAMARON COMPLETO VISTO DESDE DETRAS

En días tan señalados como el 2 de noviembre, día de los Fieles Difuntos, son numerosos los seguidores de Camarón que se acerca a este bonito y cuidado panteón de un grande del flamenco. Dicen de él que si está vivo o muerto.

CRUZ DE REMATE O TERMINACION  DE LA PARTE ALTA DEL ARCO DEL PANTEON DE CAMARON

IGLESIA DEL CAMPO SANTO  DE SAN FERNANDO - A LA DERECHA AL DFONDO SE VE ALGO DEL  LATERAL DEL PANTEON DE CAMARON A LA IZQUIERDA DEBAJO UN GATO

PANTEON DE CAMARON DESDE LA PARTE TRASERA.

PANTEÓN DE CAMARON FOTO DE CAMARON DE ESPALDA

Blog de WordPress.com.

Subir ↑